Share

¿Por dónde nos habíamos quedado? Ah sí, por las decisiones importantes de la vida…

 

Esas decisiones que debes tomar si quieres que algo cambie. Acción-Reacción. 

Después de unos meses dándole vueltas a la posibilidad de hacer de Basami Shop algo serio, decidí que en diciembre de 2017 dejaría mi trabajo en el museo y volvería a Valencia a, simplemente, ver que pasaba con todas estas ideas que no paraban de rondarme la cabeza y que yo sabía de sobra que tenía que darles salida de algún modo. No hay nada más importante en esta vida que ser consecuente con lo que uno siente y eso es lo que iba a hacer.

Antes de mudarme ya empecé a hacer contactos y a buscar Markets donde poder ir para intentar vender mi producto y empezar a darme a concer en mi cuidad. Y la verdad, me sorprendió bastante la gran cantidad de posiblidades que había. Seleccioné algunos e hice la inscripción. Ahora ya no había excusas.

A mi llegada, me monté un pequeño taller en casa y empecé a trabajar en los diseños. Buscar proveedores, comparar precios, empezar a entender vocabulario de finanzas (madre mía…), calcular de todo… ¡qué locura!, ¡si yo solo quería coser y estampar y ser una artista!. Además, había que seguir cosiendo, diseñando, acudir a eventos y mercados y PELEAR. Porque si, emprender es pelear, es luchar y en las últimas semanas he descubierto que también es EVOLUCIONAR.

Al tener una marca tan personal, es inevitable que los cambios que se producen en ti no se vean reflejados de alguna manera en tus productos.

Hace unas semanas repasé, gracias a Instagram, todos los pasos que he ido dando. Me di cuenta de que no tengo nada que ver con mis comienzos. Ni yo, ni mi producto, ni mis circuntanias, ni nada de nada. Le di un par de vueltas a la idea de hacer un cambio relativamente grande que posicionara a Basami en el mismo lugar donde yo me encuentro ahora para poder seguir creciendo paralelamente.

Y si, ese cambio va a llegar más pronto que tarde. De hecho, ya tengo una imagen de marca diferente y estoy trabajando en la nueva tienda online, en los nuevos productos… ¿Cómo te quedas? jajajaja. Lo voy a ir implementando poco a poco, pero el cambio va a llegar.

No quiero extenderme mucho más. No quiero enumerar aquí los dolores de cabeza o las alegrías de este viaje. Quiero que vayáis descubriendo poco a poco a través de mis post y de mis acciones lo que aquí está sucendiendo y hacia dónde vamos porque, en parte, eso también depende de vosotros.

Por eso, este post va a ser muy corto. El presente de Basami quiero disfrutalo. Hasta ahora ha sido una locura y ahora toca marcar objetivos para el nuevo año que, efectivamente, deberíais dejar de engañaros pendando que empieza en enero. Septiembre es el nuevo enero y eso lo sabe todo el mundo.

Creo que es muy bonito conocer la historia detrás de las cosas que compramos. Ahora ya sabéis qué me motiva a coser, qué me llevó a querer emprender y por qué quiero luchar para que esto salga adelante.  

Un abrazo infinito,

Aly.

A %d blogueros les gusta esto: